jueves, mayo 21

La desaparición del libro de papel



"Desconocemos todavía la dimensión del fenómeno de internet. Pero en un libro o en una obra de teatro sabemos quién es el autor o la tendencia ideológica, mientras que internet se presta a una especie de mermelada comunicativa en la que todos hablan igual, como sucedió con las emisoras de radio hace unos años."
Umberto Eco 2009


No es nuevo el debate de que le ocurrirá a los libros, dados los avances cada vez más notorios en edición digital. Estos, además, van de la mano de los dispositivos que se están convirtiendo en una compañía más que la herramienta para la que fue diseñada.

Los entusiastas tecnológicos auguran una sociedad en donde todos tengan a su disposición sus teléfonos móviles que ahora funcionan como agenda, reloj, despertador, recordatorio, archivero, radio portátil, periódico, cámara fotográfica, método de comunicación y un gigantesco etcétera para quienes saben explotar sus mieles...esos mismos entusiastas afirman que el libro en papel está condenado a desaparecer.

Por otro lado, los románticos del papel, los enganchados a los mejores tiempos, a la tangibilidad que da mojarse la punta de los dedos para pasar de hoja, el olor que desprenden los libros nuevos cuando los abres por primera vez, o el aroma que dejan los libros viejos cuando los mueves de su lugar en las viejas bibliotecas...esos mismos románticos empedernidos alzan su voz para decir que, aunque muy útiles y accesibles, los libros electrónicos jamás sustituirán al libro impreso en papel.  

The Fiske Reading Machine Circa 1922
    
En 1922, el Almirante Bradley Fiske, inventó una revolucionaria máquina que cambiaría para siempre la forma de leer los libros "dejando a las imprentas obsoletas, revolucionando el negocio editorial".

A casi 100 años de augurar la desaparición del libro de papel, tecnología viene y va (como el cassette, el Disco de 3/4, el de 3 1/2, el minidisc...) y el libro en papel sigue...

Para pensarse ¿No creen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada